sábado, 20 de abril de 2013

El triunfalismo, el fatalismo y adoradores




Paz y gracia blog amigos y hermanos. Con tantas peleas que han pasado, quiero escribir un tema para los hermanos, independientemente de la religión y la congregación.
En Santiago:
"La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: visitar a los huérfanos ya las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. "Santiago 1:27.

El tema se adapta prácticamente debajo de la parábola del sembrador que el Señor Jesús le dijo todo a partir de semillas sembradas en las rocas, las espinas y en buena tierra. Esta semilla nace dos características de los creyentes: la triunfalistas, el fatalismo y el verdadero cristiano, que es el adorador.

El triunfalista: son las personas con creencias equivocadas que ser un creyente en Cristo, debe ser victorias y fuego, más fuego y el cielo se cae. Falta la triunfalista el sentido trágico de la vida, un reconocimiento trágico de sus limitaciones. La soberbia triunfalista voluntad de certezas inamovibles de los teólogos a las demandas irreverentes para con Dios.
Estas personas son los emitidos entre espinos según consta en los evangelios sinópticos:
Otra parte cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. Marcos 04:07.

El triunfalista pregunta mal en sus oraciones, siempre anhela victorias terrenales en la oración y ver una solución mágica. Aprende a ser erróneamente creer en Cristo significa tener acceso a los bienes materiales y las victorias sobre todos los males que afligen el cuerpo y el alma. El triunfalismo petulante hace al creyente, como está escrito:
"También la guardia excelente tu siervo, que no se me assenhorie. Así que voy a ser sincero, y estaré limpio de gran rebelión. "Salmos 19:13.

Esto lleva a una vida de mentiras que cuenta a los demás ya nosotros mismos. En realidad nuestra fe en Cristo no impide las crisis y los problemas que enfrentamos, experimentamos fracasos, la enfermedad, la tristeza, porque son pate común e inevitable de la vida de cualquier persona en este mundo caído de pecado.
El triunfalismo todavía lleva una actitud moral que los creyentes descarriados comienzan a verse a sí mismos como pecadores que los incrédulos más puros y santos. El cristiano es santo porque era la misión "separado" para seguir a Cristo. Lo que nos diferencia de los impíos pecadores es ser consciente del pecado y necesidad de la gracia y el perdón de Dios, consciente de que los malvados no tienen.

Moralidad parte triunfalista de la creación de Dios, pero pasa por alto el otoño y predica una propuesta para llevar a cabo idealizada, más adecuado a los ángeles a los hombres. También hace que nos sintamos orgullosos intelectualmente, como está escrito:
"¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el investigador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo? "1 Corintios 1:20.

El triunfalista sólo piensa en la riqueza y como el Señor Jesús dijo en la explicación de la parábola del sembrador:
"Y estos son los que fueron sembrados entre espinos que, oyen la palabra;
Y el afán de este siglo y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa. "Marcos 4:18-19.
En el próximo post voy a hablar sobre el creyente fatalista.
Dios te bendiga!
Pastor Weliton Santos

Nenhum comentário:

Postar um comentário